miércoles, 4 de febrero de 2009

La perversión de gobernar con vicios


Utopías y Lógicas

Que lamentable y pernicioso es para un pueblo y una nación, tener gobernantes y líderes políticos que no ofrecen un ‘proyecto de país’, sino un ‘proyecto de poder’. Estamos avanzando rápidamente a un caos social, económico y político, lo cual, puede derivar en una guerra civil (Dios nos salve) o en una revuelta anárquica, la que causaría destrozos a la ya maltrecha y agonizante economía venezolana; nuestro parque industrial tiene una disminución o cierre de más de 200.000 mil empresas, las cuales han dejado de dar empleo “por lo menos”a 2.000.000 de compatriotas y disminuido sensiblemente la producción de bienes y servicios vitales para el consumo humano y el auto abastecimiento nacional. ¿Esto no es un crimen de lesa humanidad? ¿Esto no es una traición a la patria?

¿Cuáles son los vicios con que se gobierna hoy a Venezuela?

En primer lugar está la “perversidad” de no tener una autonomía e independencia en los poderes públicos. Para la vigencia de la democracia esto es vital y fundamental.

En segundo lugar está la “depravación” en el manejo de los dineros públicos y los bienes del Estado (que son del pueblo) sin ninguna probidad. La administración pública y los bancos del Estado están inmersos en una corrupción gigantesca, que ha venido enriqueciendo a mafias y grupos crápulas, dedicados a saquear los presupuestos, dejando un cementerio de obras sin concluir y sin iniciar. Se han perdido 800 millardos de dólares que fueron los ingresos petroleros en estos 10 años.

En tercer lugar está la continua “degradación” de la integridad del funcionario público, el cual es sometido a presiones, seguimientos, persecuciones y manipulaciones para que actúe sin ética y honestidad.

En cuarto lugar se insiste en dividir a los ciudadanos en dos posiciones, ¿Demócratas o Socialista? Lo cual es contrario a la declaración de principio de la Constitución. Esto violenta la necesaria convivencia pacifica y la libertad de pensar y decidir.

En quinto lugar se impone y se somete al ciudadano a un sistema de opresión “propagandística y de miedo” con amenaza constante de guerras y ataques “si no gobierna el supremo de Sabaneta”.

En sexto lugar se ha convertido el aparato del estado o poder público en una casa del partido PSUV, poniendo “todo” al servicio de la ambición reeleccioncita y del nefasto SSXXI, el cual nos ha llevado por el calvario de la miseria, inflación, desabastecimiento y matanza de 120.000 venezolanos en manos de malandros despiadados y policías delincuentes, lo que será conocido como el GENOCIDIO del SXXI.

En séptimo lugar se encuentra la degradación ética en la que se convirtió el sistema electoral (CNE) de Venezuela, donde todo esta diseñado para que el oficialismo obtenga victorias electorales en los municipios de menos habitantes y en los procesos donde a Chávez arriesga reelección.

La crisis en la que estamos en pleno desarrollo, nos dejara mucho sufrimiento y dolor, lo peor es que los que gobiernan no saben como paliar la situación, los equipos son “muy malos” y “mentirosos cleptomanos”. Los expertos predicen que lo que viene es dantesco, abundara la peladera y los sacrificios serán muy fuertes.

Necesitamos un “URGENTE” PROYECTO UNITARIO DE PAIS, el cual debemos lograr con una nueva dialéctica del entendimiento nacional ‘con inclusión de todos’; sin ello no habrá futuro y el desenlace será fatal. . Lo lógico es que nos propongamos un cambio evolutivo ‘una tercera vía Fructificadora y un cogobierno social, basada en remozados elementos ideológicos para la definición, diagnósticos y construcción de una sinergia de sectores (regiones y zonas) centro de democracia y de gerencia del bien comun. Para motivar estos nuevos planteos, reordenamientos conceptuales y proyectos evolutivos, deberán estar sostenidos por la más amplia participación popular posible, por un esfuerzo constructivo empresarial y un nuevo enfoque de educación para el trabajo y el desarrollo humanista, que genere riqueza y bienestar igualitario. Nacimos en una sociedad injusta, pero no estamos dispuestos a morir en una comunista, totalitaria y una más injusta, creemos en una sociedad de hombres libres, propietarios, prósperos, solidarios y fraternarles.

Para tener un país diferente y autosuficiente es necesario exaltar valores, principios y conductas éticas, con apego a moral cristiana. Hoy no podemos admitir que nuestros lideres –gobernantes- se basen en proyectos de poder –reelección- personal y totalitario, que permitan el nepotismo y la rosca de ineficaces que roban el dinero y el futuro a los ciudadanos, sin ningún escrúpulo y medida. Es hora de hombres y mujeres responsables. Venezuela necesita a gente con talante demócrata, honesto y trabajador.

Juan de Dios Rivas Velásquez

C.I. N° V- 2.169.735.

Político, Presidente de Solidaridad Independiente, SI.

rvjuandedios@gmail.com

03/02/2009