lunes, 9 de febrero de 2009

¿Qué hacer después del NO y después del SI?


Utopías y Lógicas

Ya no hay espacios para controversias y enfrentamientos, el miedo, la inseguridad y la pugnan NO es solución civilizada. Hoy en Venezuela es necesario y urgente construir un ambiente de paz, sólo en paz pueden los pueblos generar soluciones a las desigualdades, a los problemas y emergencias sociales. Hoy hay mucha presión en la vida de la gente, queremos convivencia humana y oportunidades lógicas, somos una nación de trabajadora y hombres y mujeres libres.

Estamos ante una “CRISIS ENDOGENA Y EXSOGENA”, la endógena está evidenciando peligros, amenazas y trastornos, que afectan y dañan al tejido social, empresarial, económico y gubernamental. La inflación se convirtió en un cáncer, que va carcomiéndose a los más pobres en especial. Va perjudicando a la clase media, haciéndola débil y presa de incertidumbres. Todos (hasta los valientes) tenemos miedo, ¿Quién va a querer perder sus propiedades? Ese puede ser el efecto de la crisis o del SSXXI, la crisis nos conduce al empobrecimiento y cobros compulsivos de los créditos. El SSXXI nos lleva a la disminución de las oportunidades y a que los jerarcas del partido y gobierno único se queden con todo o no nos den financiamiento por no estar con el proceso, y en consecuencia se nos reduce o tranca el emprendimiento social. Lo que produce ‘hoy’ un mayor encompinchamiento de los corruptos burócratas y de las mafias contratistas “BOLIBURGESIA” que han crecido y arrasado con 350.000 millardos de dólares, en estos diez años.

El hecho “histórico” de que PDVESA pasó de ser una corporación fuerte (de las mejores del mundo, hasta hace 10 años) a una empresa maula (no le paga a los contratistas y proveedores) y traficante de divisa (vende en el mercado negro 150 millones de dólares diarios) y de fondos ilegítimos a campañas electorales en el extranjero y aquí en Venezuela (es la caja chica del PSUV). PDVESA está penetrando por “perversiones y delincuentes” que están enterrando las esperanzas de las próximas generaciones de venezolanos. PDVESA está al borde de una quiebra matemática y financiera, la cual amenaza con estallarle en la cara al alto gobierno, esto “según me dicen” es muy grave y sólo es cuestión de tiempo, para que se produzca la disrrupción.

Los venezolanos debemos prepararnos para lo peor. La culebra de este régimen esta empezando a morderse su propia cola, esto es trágico y desata pasiones, reconcomios y ambiciones.

Ya lo más importante y urgente es votar NO y después será el NO permitir que nos sepulten en un efecto domino, producto de la quiebras gubernamental, con su carga de paralización de servicios públicos, de saqueos a los bienes públicos y un vandalismo anárquico, que tocara a todos por igual. El orden y la seguridad pública están fallando y se agravara a un más. La autoridad esta mal y no se confía en ella. La gente está aperreado de este gobierno mentiroso.

¿Qué hacemos? Hay que ‘reconocer’ la urgencia de construir una gobernabilidad de emergencia… ¡menuda tarea! Lo que viene es un 23 de Enero de 1958 al cuadrado. Esto nos agarro sin que las fuerzas democráticas tengamos ¡por ahora! un proyecto de país concertado. Para colmo la desunión campea, las mezquindades y arrogancias siguen imponiendo conductas y decisiones, que dejan inconformidades, todas las reuniones de la oposición terminan mal y con ausencia de coherentes planes, siempre se parte de falsedades en la capacidad orgánica y disposición de los cuadros operativos. El peligro es, que más del 25% de las mesas queden sin testigos del NO, o en manos de testigos improvisados por los intereses de poder, que copan las estructuras electorales en los estados y municipios.

El 16 de Febrero nacerá una reacción a la mentira y el engaño, vengan de donde vengan y una esperanza nueva ocupara los corazones, cada uno de nosotros, los ciudadanos con sentido común, aspiramos a poder construir una democracia pluralista y fructificadora.

Los independientes y las fuerzas humanistas, cristianas, republicanas y liberales, estaremos en la calle y dispuestos a asumir la construcción de UN PACTO SOCIAL, que impulse un PROYECTO DE PAIS, en el cual se unifique a todos, para reconstruir la democracia (los poderes públicos y en especial el CNE) y la economía del país.


Juan de Dios Rivas Velásquez

C.I. N° V- 2.169.735.

Político, Presidente de Solidaridad Independiente, SI

rvjuandedios@gmail.com

Lunes, 9 de Febrero de 2009.-